¿POR QUE FALLAN LOS INYECTORES? ( Y COMO EVITARLO)

Quizás el más frecuente de los fallos en motores diésel está relacionado con los inyectores y dependiendo de la situación, tiende a ser uno de los fallos más caros. Pero eso no quiere decir que los inyectores sean malos. Seguro, hay diferencias entre marcas. Sin embargo, si hablamos de constantes en las averías entonces es necesario hablar también del mal cuidado al que los inyectores son sometidos. Te explicamos a qué se debe su mal funcionamiento y cómo prevenirlo.



PROMOCION: Inyector G2.8 Powerstroke para Ford y Navistar 2004-2010 ($299 USD)


Veamos los problemas mas comunes en un inyector


1) Fugas por el retorno

Las piezas internas del inyector se desgastan y dejan de ser herméticas, de modo que el combustible vuelve por el circuito de retorno de combustible en lugar de salir por el inyector. Esto produce pérdidas de presión en el circuito de alimentación y, además, también que se pierda presión en la inyección del propio inyector, lo que genera una peor pulverización del combustible y que éste arda peor, generando más carbonilla y humos y subiendo el consumo. Estas fugas por el retorno se producen por el desgaste natural de las piezas, por un defecto de fabricación o por usar combustibles de mala calidad.


2) Problemas en la tobera

La tobera del inyector es la parte que está dentro del cilindro y expuesta a temperaturas y presiones muy elevadas que acaban por estropearlo. También la presión a la que sale el combustible desgasta los orificios y éstos acaban perdiendo su forma original y pulverizando mal las gotas. Normalmente se estropean antes porque sobre ellos se va depositando carbonilla y residuos de la combustión que van taponando los agujeros. Su desgaste se acelera al usar combustibles de mala calidad o no llevar un correcto mantenimiento de los filtros de combustible.


3) Problemas eléctricos

Los conectores de los inyectores a veces fallan, aunque no es frecuente y también se queman las bobinas de los electroimanes en los que son electromagnéticos.


4) Problemas con los inyectores piezoeléctricos

El problema con estos inyectores es que los cristales piezoeléctricos tienen un número de ciclos de trabajo determinados y llega un punto en que por más corriente que le demos el cristal no reacciona. Su vida útil tiene fecha de caducidad. Aquí no hay nada que hacer para aumentar su vida útil.


Las fugas al retorno y los problemas con la tobera tienen reparación, pero los otros dos fallos suelen tener como única alternativa el montaje de un inyector completamente nuevo o remanufacturado



¿Cómo podemos evitar estos problemas en el mediano y corto plazo? Sencillo, basta con tomar los siguientes cuidados.


1) Vigila el filtro del gasolina con frecuencia


Los filtros o elementos de filtración son siempre los grandes olvidados de un sistema de alimentación de combustible. Pese a tener unos periodos recomendados para su limpieza o sustitución, es bastante frecuente que dejemos pasar el tiempo y los kilómetros sin revisar estos elementos de gran importancia. Hemos de tener en cuenta que los filtros de gasóleo cumplen una labor fundamental, pues de ellos depende que el combustible que alcanza prebomba, bomba e inyectores no contenga impurezas que puedan dañar el motor.


2) Evita conducir a bajas revoluciones


La extendida creencia de que el menor consumo se consigue circulando a bajas revoluciones puede ser contraproducente, pues abusar de esta forma de conducir puede terminar ocasionando averías a nuestro motor. En el caso de los inyectores estas averías se localizan principalmente en los orificios de los mismos, un lugar donde se pueden acumular depósitos ante el funcionamiento forzado del propulsor con una combustión del gasóleo que no se realiza de la forma más adecuada. Si además se abusa de la conducción urbana se aumentan las posibilidades de sufrir una avería por las condiciones de trabajo del propulsor.


Mientras llanear o conducir con pendiente favorable a bajas revoluciones es algo recomendable ante la escasa demanda de potencia que se necesita para mantener el ritmo, obligar al motor a trabajar a muy bajas vueltas en condiciones desfavorables provoca que el motor aumente la cantidad de combustible que se inyecta en pos de ganar revoluciones. La sobrecarga del propulsor no solo genera vibraciones o esfuerzos innecesarios, sino una combustión muy poco eficiente.


3) La temperatura del motor es clave


Respetar la temperatura de trabajo del propulsor es un aspecto fundamental para la salud de nuestro propulsor. En el caso de los inyectores es también un factor crucial ya que los esfuerzos que soporta el motor a temperaturas bajas provoca combustiones poco eficientes donde se genera mayor cantidad de depósitos y residuos. Estos restos de la mala combustión son los que se adhieren a diferentes partes del motor, entre ellos los inyectores, provocando una obstrucción que poco a poco va cegando los orificios de salida de los inyectores.


Conforme los orificios de pulverización se van cegando, el gasto en combustible aumenta y la generación de depósitos y otros residuos se dispara. La obstrucción de los inyectores termina por alterar la pulverización del gasóleo en la cámara de combustión, un proceso que provoca combustiones menos efectivas y con ello un consumo mayor y una colmatación del inyector que obligará a su sustitución.


4) No existen los limpiadores "milagro"


Si con el paso del tiempo y los kilómetros notas que tu coche diésel consume más, no rinde como antes, genera más humo negro y pese a cambiar los filtros se mantienen esos cambios a peor, quizá sea el momento de revisar el sistema de alimentación de combustible con especial énfasis en los inyectores. Hablamos de una revisión y posterior limpieza que obligará a extraer los inyectores del motor y generar una factura de varios cientos de euros, pero que a todas luces supondrá una importante mejora en prestaciones y consumo.


Sí, también están todos los remedios milagros como productos limpiainyectores, tratamientos antihumos o la adición de unos litros de gasolina al tanque de gasóleo, pero mucho ojo con los trucos caseros. Estas ayudas de bajo precio no han demostrado su verdadera efectividad, alterando las propiedades del gasóleo con el que se mezclan y pudiendo acarrear más de un problema en motores diésel modernos, propulsores con complejos sistemas anticontaminación que no toleran el uso de fluidos "extraños".

17 vistas

Contacto

OFICINA: 

+52 (33) 2737 2702

+52 (33) 1654 4118

+52 (33) 1654 4102

contact@americaengineparts.com

sales@americaengineparts.com

Níspero 16  Zapopan, Jal. México 45069

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube

America Engine Parts Distribution 2020.